“THE MOUNTAIN CAN HEAL” By Victor Riverola and Jordi Salvador

La montaña puede curar (The Mountain can heal)

Desnivel Editions introduces one of his most human and emotional books ever: “The mountain can heal”, written by Víctor Riverola and Jordi Salvador, on sale at all major bookstores in Spain and worldwide through the Internet. The book was presented in Madrid on the 21st of May at Slope Library.

During centuries, the mountain and the man have created a really interesting blend, not just as a sport, but also at a personal level. Each year we find more and more testimonies that narrate in great detail how the mountain has changed their lives, and in which way has helped them psychologically to overcome an illness, trauma, a physical pain or a psychological damage which were unable to surpass.

Many doctors and specialists in oncology, psychiatry and trauma wonder how far the mountain can get to be therapeutic. Some of them assume that the mountain can definitely help overcoming important traumas. They even talk about cancer patients who have achieved a higher quality of life practicing sports in the mountain, even if at the end some of them failed to surpass the disease.

Through four real case studies, Victor Riverola and Jordi Salvador introduce ourselves to the fascinating world of alpinism and mountain sports from a very personal point of view, in which the motivation, the desire to live and the human dramas that surround us have a big part in common. Together with other professionals and well-known doctors, the authors also analyse which are the different healing properties that the mountain hides inside.

The first case concerns the personal adventure experienced by the climber Jordi Salvador after knowing that he was suffering from prostate cancer. The Aconcagua acted as a huge catalyst for emotions, helping him to be even stronger and overcome the disease. Then we discover how grandpa’s Antonio life changes when it seemed like he had no more chances to live. The mountain became the getaway that he needed in order to live the last years of his life with dignity. The third case relates the foundation of the Spanish Association of Alpinists with Cancer. The story is explained through the sharp and realistic look of its founder, a charismatic climber with a wide experience in the main mountain ranges throughout the world. The fourth and final case shows us how climbing can help to overcome the psychological scars that wars can cause, showing us how humans are able to fight their own ghosts , traveling from Afghanistan to the Swiss Alps.

In the last pages of the book, we can find several witnesses that explain their personal experiences. They all have in common the fact that they had the opportunity to see with their own eyes situations where the mountain becomes “something else”. This part also includes an interview with the filmmaker Michael Brown.

And just before the epilogue, the authors share with the reader their own conclusions and their personal opinion.

 

Summary:
- It is very important that each person that has got any type of illness or that is under any kind of medication realises the importance of doing outdoor activities, specially hiking, skiing, climbing or alpinism. These are sports that help with the healing process, that motivate the person and work out the muscles. These kind of sports provide endorphins, big doses of oxygen and a lot of vitality.

- We live in a world where television abducts the whole society through empty messages and offering stupid pseudo-culture made for idiots. Referring to sports, the television covers only a very small part of the mountains sports, offering a very specialized TV programs that are suitable only for a small part of the audience. However, the cinemas present a more encouraging point of view, offering movies where climbing, skiing and adventure sports are shown in their glory.
- War is a place where young people that don’t know and don’t hate each other, kill each other because of old people that know and hate each other, but they don’t kill each other.

- The mountain, in contradistinction to other hobbies, passions, sports etc … is not something that can be mastered, it always ends up overpowering you, but the human is so small that from my point of view it’s almost impossible that man can come to dominate the mountain someday. Nowadays we reserve just a few time to contemplate small things that, in most of the cases, are the most beautiful ones. The mountain, like anything else in life, can be anything you want it to be, that’s why there are so many ways of enjoying the mountain and climbing such as styles of life you can get to imagine. That’s why, for those who ask me, “What can we find in the mountains?”, I would tell them that the mountain gives people motivation, peace and a substantial dosage of inspiration but, as happens with most of the things that you undertake in your life, if somebody decides to start or keep practicing mountains sports in order to improve their lives, I would tell them that they have to do it with a very opened mind, dedicating their energy to it and being willing to receive from this activity whatever it has to offer, without creating too much previous expectations so that they can express which positive contributions they get from this activity.

- We are completely convinced that the mountain has got the power to heal, but we invite you not to thing in the healing itself, but in the willing to live, to fight, to progress, to improve, to make something together with the nature that spreads out our heart and releases our soul. We can feel like more or less ill, or completely healthy, but the most important thing is to be aware of the contributions of the mountain. The reason: it doesn’t matter, eat your favourite food in a shelter, forget about world and just enjoy, sit under a tree and appreciate the view, lay in the grass and watch the sky, look for mushrooms, go for a walk as a couple, climbing, etc. Every weekend you can see thousands of people running away from the big cities looking for that I-don’t-know-what, but the truth is that the mountain converts people in different human beings, even in winter, when the skiers come back to their homes feeling new, as if they just born. Everybody comes back home in another mood, with a different motivation. Comparing this effect to a patient’s case, even if the person is at a very serious stage of the illness or recovering, the therapeutic effects of the mountain are invaluable. Therefore we can affirm that the mountain heals, making possible to acquire a much more positive mood.

- Scientifically, there is no proof of the existence of a direct link between an illness, the healing and mountains sports (or any other sports). However, many doctors affirm that the patient’s mood and motivation have strong influence in the healing progress and affects the outcome of the treatment and the subsequent recovery. The mountain predisposes our body in order to multiply the effects of the medication. Every place where we go has got unique properties.

- Our lives have become digital, our friends have become virtual, and we have almost everything we want to know through a simple click in our computers. Experiencing the world through second hand information is not enough. If we want authenticity, we have to produce it, create it, and invent it.
- We will never know how strong we are unless we get in a situation in which we are forced to discover it. We are talking about the self-discovery, the one that takes us to the wildest and most gorgeous places in the Earth.
- Giving up is the first way to loose.
- Nothing is written.
- If they tell you, you forget. If you see it, you remember. But if you do it, you learn it.
- The time is yours …

Thanks Ana for this amazing translation.

Nuestro nuevo libro: La montaña puede curar

Desde hace siglos, la montaña y el ser humano forman un binomio realmente interesante, no solo a nivel deportivo, sino también a nivel personal. Cada año encontramos mas y mas testimonios que narran con todo lujo de detalle como la montaña les ha cambiado la vida, como les ha ayudado a nivel psicológico a superar una enfermedad, un trauma, un dolor físico o un daño psíquico que no lograban superar. Muchos médicos y especialistas en oncología, psiquiatría y traumatología se preguntan hasta que punto la montaña es terapéutica, algunos directamente afirman que la montaña puede ayudar a superar grandes traumas, incluso hablan de enfermos de cáncer que han logrado una mayor calidad de vida practicando deportes de montaña, aunque al final, algunos no lograran superar la enfermedad.

La Montaña Puede Curar

A través de cuatro casos reales, un servidor Víctor Riverola y Jordi Salvador nos introducimos en el fascinante mundo del alpinismo y los deportes de montaña desde una óptica muy personal, donde la motivación, las ganas de vivir y los dramas humanos que nos acechan forman parte de un común denominador. Los autores también analizamos junto a profesionales del sector y médicos de prestigio las propiedades curativas que la montaña esconde en sus entrañas.

El primer caso se refiere a la aventura personal que vivió el alpinista Jordi Salvador tras saber que padecía un cáncer de próstata. El Aconcagua actuó como un enorme catalizador de emociones, ayudándole a capear el temporal y a superar la enfermedad. A continuación, descubrimos como cambió la vida del abuelo Antonio cuando parecía que ya no le quedaban cartas por jugar. La montaña se convirtió en la válvula de escape necesaria para poder vivir con dignidad los últimos años de su vida. El tercer caso narra la gestación y la creación de la Asociación Española de Alpinistas con Cáncer, a través de la mirada nítida y realista de su fundador, un carismático alpinista con experiencia en las principales cordilleras del planeta. El cuarto y último nos demuestra cómo el alpinismo puede ayudar a superar las secuelas psicológicas que provocan las guerras, demostrando hasta qué punto el ser humano es capaz de luchar contra sus propios fantasmas, viajando desde Afganistán hasta los Alpes suizos.

En las últimas páginas de esta obra, varios testimonios exponen sus vivencias personales. Todos tienen en común el haber vivido en primera persona situaciones donde la montaña se convierte en “algo mas”, incluyendo una entrevista con el director de cine Michael Brown.

Y justo antes del epílogo, un servidor de ustedes y Jordi Salvador, compartimos con el lector nuestras propias conclusiones, nuestra opinión personal.

El conflicto más alto del mundo llega a su tercera década

El compañero periodista de la BBC, Andrew North, corresponsal en el Sur de Asia, publicó hace unos días un impresionante artículo que comparto con todos ustedes debido a su interés sociopolítico, geográfico y a su valor histórico. Podríamos iniciar esta historia afirmando que aunque prácticamente sea un caso que permanece día tras día escondido de la vista pública, el conflicto más alto del mundo se encamina hacia su cuarta década.
Soldados indios en glaciar de SichaenSoldados indios en El glaciar de Siachen.

El 13 de abril de 1984, tras una victoria muy apretada, tropas indias le arrebataron a Pakistán el control del glaciar de Siachen, en el norte de Cachemira. Treinta años después, los dos lados se encuentran en lo que parece ser un punto muerto. Sin embargo, el alpinista del ejército indio que inspiró la operación dice que su país debe aferrarse a esa zona a cualquier costo.

La lucha entre India y Pakistán por el glaciar Siachen ha producido una nueva palabra: “oropolitics” o montañismo con un objetivo político. En griego, oros significa montaña.

Además de su origen griego, el coronel del ejército indio Narendra Kumar puede reclamar la paternidad moderna de laoropolitics porque sus exploraciones pioneras allanaron el camino para que India se hiciera del control del glaciar a principios de 1984.

Pero lo que empezó como una batalla con crampones y cuerdas para escalar se transformó en un campo de batalla con trincheras de gran altitud, con dos ejércitos rivales congelados en prácticamente las mismas posiciones que hace 30 años.

“Desperdicio terrible”

La gran mayoría de los soldados indios y paquistaníes que murieron, cuya cifra se estima asciende a 2.700, perecieron no por los combates sino por las avalanchas y el mal de altura, causado por la pobre adaptación del cuerpo a la hipoxia (falta de oxígeno) de la altitud.

“Ha sido un desperdicio terrible de hombres y dinero”, dice un exoficial de alto rango del ejército indio y un veterano de Siachen.

“Una batalla de dos calvos por un peine”, es el veredicto de Stephen Cohen, un especialista estadounidense en temas surasiáticos. El experto desestima la importancia militar de Siachen.

Esto podría ser reconfortante si las dos partes enfrentadas no tuviesen armas nucleares.

Rodeado de fotografías y recuerdos de sus hazañas escalando, el coronel Kumar, quien sobrepasó la barrera de los ochenta años, dice que la lucha fue crucial para prevenir la invasión paquistaní en el norte de Cachemira.

Soldados en SichaenLas condiciones extremas son el principal problema para los soldados en el glaciar de Siachen.

Como sucede con muchos conflictos de larga duración, este comenzó en una frontera indefinida.

A finales de la década de los años 70, un alpinista alemán le mostró a Kumar un mapa, dibujado por estadounidenses, del norte de Cachemira en el que se demarcaba la línea del alto el fuego entre India y Pakistán mucho más al este de lo que él habría esperado.

Parecía que los estadounidenses le habían cedido cartográficamente una gran parte del este de Karakórum a Pakistán, incluyendo el glaciar Siachen.

“Le compré el mapa al alemán y lo envié directamente al director general de operaciones militares”, indica el coronel, que en ese momento se encontraba a cargo de la escuela de guerra de montaña del ejército indio. “Dije que organizaría una expedición al área para corregir el mapa”.

Pero pese a varios acuerdos de cese el fuego, India y Pakistán nunca han oficialmente demarcado la “línea de control” militar en el extremo norte de Cachemira, incluyendo Siachen.

Y ambas partes publican diferentes mapas con sus versiones de la geografía del lugar.

Alerta

Con su aliado en el norte, Pakistán fue el primero en ver el potencial de laoropolitics en este vacío estratégico.

A lo largo de la década de los años 70, le otorgó permisos a montañistas extranjeros para ascender el glaciar, impulsando la idea de que se trataba de territorio paquistaní, hasta que el coronel Kumar dio la voz de alerta.

Pero cuando consiguió un permiso para una contra-expedición en 1978, rápidamente se filtró por la frontera. “Cuando llegamos a Siachen, helicópteros paquistaníes nos sobrevolaban”, Kumar cuenta con una sonrisa, “y empezaron a disparar humo de colores”.

Eso y la basura dejada por otros equipos de alpinismo lo convencieron de que los paquistaníes estaban sigilosamente tomando el control de la zona.

Soldado indio con la bandera india. Foto cortesía: Narendra Kumar Un alpinista del ejército indio sobre el glaciar Siachen en 1981.

Pero al principio –señala con tono de queja- los generales indios no lo tomaron con seriedad. En 1981, el coronel Kumar tuvo la luz verde para mapear el glaciar entero, todo el trayecto hasta llegar a la frontera china.

En esta ocasión no hubo fugas. El año siguiente, el militar escribió sobre su expedición en una revista sobre montañismo y replanteó el reclamo indio sobre el área.

Con el ejército indio claramente involucrado, los paquistaníes estaban determinados a consolidar su reclamo. Pudieron haber salido exitosos si no hubiese sido porque la inteligencia india tuvo conocimiento de una compra muy interesante hecha en el Reino Unido a inicios de 1984.

“Nos enteramos de que los paquistaníes estaban comprando varias piezas de ropa para montañistas en Londres”, cuenta Kumar sonriendo. Un coronel paquistaní retirado admitió posteriormente que habían cometido un error al usar la misma tienda que los indios.

Tropas

Narendra Kumar.Los mapas del coronel Narendra Kumar ayudaron a los soldados indios a tomar el control del glaciar.

India despachó inmediatamente las tropas a Siachen y, en una semana, derrotó a Pakistán. Con los mapas del coronel Kumar en mano, tomaron el control del glaciar y la montaña de Saltoro. Una de las bases indias clave en Siachen lleva el nombre del coronel. Años después un contraataque paquistaní dirigido por el brigadier general Pervez Musharraf fue uno de los varios intentos por sacar a los indios que terminó en fracaso. Desde el acuerdo de alto el fuego en 2003, los paquistaníes se han dado por vencidos.

Pero aunque ambos lados están mejor preparados para enfrentar las condiciones extremas de la zona, todavía mueren docenas de soldados anualmente. Un exoficial del ejército indio comentaba recientemente: “Con todo el dinero que hemos gastado en Siachen, pudiéramos suministrarle agua potable y electricidad a la mitad del país”. Debido a que India ocupa el área más alta y por ende la más difícil de mantener, debe pagar el precio financiero más caro, que actualmente se estima en alrededor US$1 millón diarios. “Con todo el dinero que hemos gastado en Siachen, pudiéramos suministrarle agua potable y electricidad a la mitad del país”, señala el exoficial del ejército indio.

Ambos ejércitos, dice, se aseguran que sus “heroicas narrativas” del conflicto dominen al limitar el acceso de los medios de comunicación a Siachen. Cualquier señal de distensión -recientemente Pakistán perdió 140 soldados en una avalancha- siempre se desvanece. Siachen es solo el frente más frío de los muchos frentes en el congelado conflicto de Cachemira. Ni India ni Pakistán parecen estar preparados para dar el primer paso. “No habrá movimiento en Siachen hasta que haya algún movimiento en el resto”, predice un exfuncionario de inteligencia de alta jerarquía de India.

Mientras tanto, el coronel Kumar cree que India debería consolidar su posición en Siachen al permitir más montañistas subir.

K2

Duración: 102 minutos (104 en Estados Unidos) Año: 1991 País: Reino Unido, Japón y Estados Unidos Director: Frank Roddam Reparto: Michael Biehn (Taylor Brooks), Matt Craven (Harold Jameson), Luca Bercovici (Dallas Wolf), Edward Spatt (Mike Spatt), Andrew Spatt (Mike Spatt), Hiroshi Fujioka (Takane Shimuzu), Patricia Charbonneau (Jacki Metcalf), Raymond J. Barry (Phillip Clairbone), Annie Grindlay (Lisa), Elena Stiteler (Tracey). Música: Chaz Jenkel. Hans Zimmer (Versión para Europa)

Imagen de previsualización de YouTube

De todas las películas de montaña que se rodaron durante la última década del siglo XX, es más que probable que “K2” sea una de las más entretenidas tanto a nivel comercial como deportivo y en esta ocasión no estamos hablando de un documental espectacular al estilo IMAX sino de una co-producción realizada con esmero en formato de cine convencional (35 mm). Es cierto que el guión se permite algunas licencias pues no podemos olvidar que el filme se estrenó en salas comerciales donde muchos espectadores descubrían por primera vez lo que significaba una “reunión” o un “edema pulmonar”, no obstante, la película aporta mucha información, la ironía y el sentido del humor están perfectamente dosificados y no hay nada que nos moleste en absoluto. Nos encontramos delante de un filme que en menos de dos horas analiza muchos de los sentimientos que se descubren a la hora de subir montañas y bien podríamos situar “K2” justo en la frontera entre lo que conocemos como el cine comercial destinado al gran público y el cine deportivo propio de minorías exigentes que no perdonan ni un error.
La película que nos implica nos habla de amistad, de los celos entre alpinistas y de las envidias que nacen dentro de las expediciones. En su guión también aparecen la alegría y la rabia y hasta el amor tiene su parcela junto a la compasión y el odio más profundo. Por ello podemos afirmar que la película va mucho más allá y no se queda en lo que podría haber sido, la típica película de acción donde todos los personajes luchan entre si para decidir quien es el más fuerte.

El director británico Frank Roddam, responsable de la experimental y más que interesante “Quadrophenia” (1979), fue el encargado de dirigir esta historia de superación personal basada en una pieza teatral escrita por Patrick Meyers, adaptada como guión cinematográfico por el propio Meyers con la ayuda de Scott Roberts. El núcleo central de la obra de teatro era la obsesión por la escalada del K2, narrada desde el punto de vista de dos compañeros de cordada que si bien compartían su pasión por el alpinismo, a nivel personal su antagonismo se reflejaba en multitud de situaciones. Una vez más, nos encontramos delante de la mítica representación del bien y el mal, del ángel y el demonio que llevamos dentro y que siempre afloran de manera insospechada en situaciones límite. La obra teatral se centraba en los personajes de Taylor y Harold, desarrollando una historia mucho mas dramática que la película, incluyendo un trágico final que se cambió por completo en el guión de la película. No obstante, teatro y cine comparten un hilo argumental común: la relación de profunda amistad que une a los dos protagonistas.

Taylor Brooks (Michael Biehn) representa a la perfección al típico diablillo pícaro y seductor que es capaz de poner en peligro su propia vida para demostrar su hombría delante de dos bellas féminas. Para estar en forma, entrena a diario en su despacho de abogado y se gana la vida defendiendo a delincuentes de poca monta que habitan los bajos fondos de la ciudad. A Taylor le apasiona escalar montañas y aprovecha al máximo su condición de soltero para escaparse los fines de semana a practicar su deporte favorito junto a su buen amigo y compañero de cordada Harold Jameson (Matt Craven). Su gran objetivo es conquistar la cumbre del K2, considerada la montaña más difícil del mundo.

Tras salir juntos una noche y demostrar su buen estado de forma escalando el bloque de pisos donde reside, Taylor le propone a Harold un fin de semana largo en el MCKinley (Alaska). Este acepta aunque a su esposa no le haga ni la más mínima gracia. Harold es la antítesis de Taylor, es un buen científico,
está casado, es el padre ideal y representa el amigo buenazo que todos queremos tener. Como mejor amigo, acepta la proposición de Taylor y una vez en Alaska, colgados de una pared de roca conocerán a Phillip Clairbone,
multimillonario escalador que prepara una expedición al Himalaya junto a sus compañeros de ascensión: Dallas Wolf, Edward Spat, Andrew Spatt, Takane Shimuzu y Jacki Metcalf. Tras pasar la noche juntos, aunque en tiendas separadas, un desafortunado accidente causa la muerte de dos miembros del equipo (la película nos muestra como se debe plantar una tienda en medio de un nevero, puede parecer absurdo pero la escena tiene su lógica). El desafortunado suceso abre las puertas del K2 a Taylor y a Harold y estos no se lo piensan dos veces a la hora de emprender rumbo a Pakistan. Taylor lo tiene muy claro pero Harold debe enfrentarse a la ira de su esposa, quien le advierte que esta es la última ascensión, para ella la familia es lo primero y le hace prometer a su esposo que este volverá sano y salvo. Esta escena, lejos de parecer cursi o romántica, mantiene en tensión al espectador y a mas de un amante de la montaña le puede resultar familiar gracias a la soberbia interpretación de Matt Craven, un excelente actor que merecería tener mucha más suerte en Hollywood.

A partir de esta escena hogareña, la película da un giro y la cámara nos sitúa en Pakistan, camino del Karakorum. Tras contemplar con sus propios ojos la magnífica pirámide del K2, “la montaña asesina”, Harold empieza a dudar de sus posibilidades y Taylor se erige como el motor que mueve sus piernas.
La actitud de Taylor durante la aproximación al campo base, decidida y un tanto arrogante, llegará a provocar situaciones tensas en el grupo. Dallas se enfrentará con el y Harold deberá ejercer de hermano mayor para calmar los ánimos. La ascensión pondrá de manifiesto la capacidad de liderazgo de Taylor, quien encabezará junto a Harold la cordada que realizará el asalto final a la cumbre. Durante la subida, Phillip será evacuado con edema pulmonar, Takane y Dallas recibirán un buen castigo por parte de la montaña y Harold volverá a tener dudas de sus posibilidades. La noche anterior al asalto final, una emotiva conversación magníficamente filmada por Frank Roddam, mostrará al espectador el verdadero significado de la palabra amistad llegando a la conclusión de que las personas son como son y el hecho de considerar al prójimo tu amigo, no está sujeto a ninguna cláusula. Es cierto que en la montaña afloran muchos sentimientos y en el caso de los dos protagonistas del filme, es la montaña quien les descubre el verdadero sentido de la vida, aparcando todos los odios y los rencores que podrían separarlos.

Solos, sin nadie que les pueda arrebatar la cumbre, Taylor y Harold conquistan la cima al amanecer, cumpliendo su viejo sueño de juventud. En ese momento Michael Biehn exclama: -“¡¡Estamos en el techo del mundo!!”, ¿error de doblaje o es que el Everest no existe?. Tras este pequeño comentario que denota el suspenso en geografía de Taylor y una vez realizadas las fotografías de rigor, los dos alpinistas inician el descenso. A partir de ese momento, el filme nos ofrece su tercer y último acto y el buenazo de Harold se llevará la peor parte. Una desafortunada caída romperá una sus piernas y Taylor, adrenalina en mano, demostrará que pese a su carácter y su soberbia, es el mejor amigo que uno pudiera desear y haciendo acopio de fuerzas, se encarga de evacuar a Harold y devolverlo a casa sano y salvo. Por el camino, el hallazgo del cadáver de Dallas congelado (¿homenaje a Mallory?) nos volverá a recordar el peligro que conlleva querer escalar el K2, una cumbre mítica que en la película se convierte en el nexo de unión de dos alpinistas con caracteres distintos movidos por una misma ilusión.

A nivel técnico, la película cuenta con un elenco de especialistas de primer nivel donde destaca el nombre de Barry Blanchard, responsable de la seguridad de los especialistas en títulos como “Máximo Riesgo” (“Cliffhanger” 1993), “El Desafío” (“The Edge”, 1997), “Límite Vertical” (“Vertical Límit”, 2000) o “Death on Everest” (2003).
Junto a Barry Blanchard merecen ser destacados Meagan Routley, Dan Redford, Bruce Kay y Tom Herbert que doblaron a los protagonistas en las escenas de riesgo en alta montaña. La fotografía del filme, a cargo del mejicano Gabriel Beristain, nos muestra de forma excepcional la evolución de los protagonistas a través de unos paisajes de ensueño y gracias a la cámara aérea, el espectador está rodeado en todo momento de nieve y hielo. Técnicamente la película supone uno de los mejores ejemplos de lo que debería ser el cine de montaña: un buen guión, una dirección ajustada, unos personajes cercanos, una fotografía excepcional y una buena banda sonora que acompañe a la acción.

Si hablamos de música tenemos que hablar de Hans Zimmer, ganador del Oscar de Hollywood en 1994 por “El Rey Leon” (“The Lion King”, 1994) y autor de bandas sonoras tan espectaculares como pueden ser “Marea Roja” (“Crimson Tide”, 1995), “El Pacificador” (“The Peacemaker”, 1997), (“Gladiator” 2000) o “Hannibal” (2001). Hans Zimmer, se ha convertido por méritos propios en un compositor indispensable a la hora de hablar de música para cine comercial de calidad y para “K2” realizó una especie de “sinfonía alpina en dos movimientos”, el primero dedicado al ascenso y el segundo al descenso. De una gran belleza, la música de Zimmer (para la versión que nos implica, la europea) se sustenta en la gran orquestación de Fiachra Trench y en una perfecta combinación de sonidos electrónicos, clásicos y étnicos, que envuelven las imágenes y nos trasladan al Karakorum pakistaní sin salir del cine. Hans Zimmer escribió la partitura de la versión europea. Para la versión americana, Chaz Jenkel compuso un score digno pero menos efectista, acompañado por una serie de temas musicales que no se escuchan en la versión para Europa. Entre las rarezas que no llegaron a Europa encontramos los temas “I Need Ya” de Zahid Tarag y Todd Terry, “Money, Money, Money” de John Hyde, “Take Me Out to the Ballgame” de Jack Norworth y Albert Von Tilzer y el tema para la muerte de Takane escrito por Hans Zimmer como colaboración.

La película se estrenó en España el 2 de Julio de 1993, dos años después de su filmación y un año después de su estreno en el resto del mundo. Como suele suceder con las películas deportivas, su paso por la carteleras nacionales fue fugaz pero gracias al video y el DVD, poco a poco se ha convertido en todo un referente y actualmente, sigue siendo uno de los filmes más destacados dentro del género de películas de montaña.

80 años de la publicación de “Horizontes Perdidos” (“Lost Horizon”)

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el escritor británico James Hilton (1900-1954), tuvo la enorme osadía de adelantarse a su tiempo, dar una patada moral a una sociedad hipócrita y mostrar el egoísmo del ser humano, a través de las páginas de dos excelentes novelas: Horizontes Perdidos (publicada a finales de 1933) y Goodbye, Mr. Chips (1934). Su crítica hacia un sistema que hacía (y hace) aguas y la capacidad para describir paisajes, situaciones y sensaciones, le convirtió en un gran maestro de la novela, catapultándole al éxito la adaptación cinematográfica de Horizontes Perdidos que Frank Capra realizó en 1937.

James Hilton

Hilton encontró el éxito en la literatura a temprana edad. Su primera novela Catherine Herself, fue publicada en 1920, y debido a su buena acogida, siguió adelante con su ilusión de convertirse en un gran escritor.. Varios de sus libros fueron bestsellers internacionales e inspiraron exitosas películas, destacando la obra que nos ocupa,  Horizontes perdidos, novela que había ganado el premio Hawthornden. Su otra gran obra, Goodbye, Mr. Chips, cuenta con dos famosas adaptaciones al cine, una de ellas excelentemente interpretada por el desaparecido Peter O´Toole. Otra conocida novela de Hilton es Niebla en el pasado(Random Harvest) (1941), adaptada al cine en 1942 por el director Mervyn LeRoy. Hilton, vivió y trabajó en Hollywood desde mediados de los años treinta y ganó un Oscar en 1942 por el guion de la película “La Señora Miniver”, dirigida por Jan Struther.

Horizontes Perdidos, la película

Duración: 128 minutos. País: Estados Unidos Director: Frank Capra Reparto: Ronald Colman (Robert Conway), Jane Wyatt (Sondra Bizet), John Howard (George Conway), Edward Everett Horton (Alexander P. Lovett), Thomas Mitchell (Henry Bernard), Margo (María), Isabel Jewll (Gloria Stone), H.B Warner (el señor Chang), Sam Jaffe (Gran Lama), Música: Dimitri Tiomkin

Frank Capra siempre se ha caracterizado por ser uno de los directores de cine norteamericanos que mejor ha sabido transmitir con sus películas su personal filosofía de vida y su modo de entender el cine. Nacido en Sicilia (Italia) en 1897, Capra obtuvo la nacionalidad estadounidense en 1920 y tuvo la suerte de vivir los llamados “años dorados” de la industria cinematográfica donde las películas eran películas y los actores auténticos reyes de la escena. Podríamos hablar de Capra horas y horas pero para ello ya existe una magnífica obra titulada “Frank Capra, el nombre delante del título”, autobiografía publicada por T&B Editores, que resume a través de sus 508 páginas, la vida y obra de un director idealista y luchador que por méritos propios se convertiría en uno de los más grandes de la historia del cine. Aunque en muchas ocasiones, las grandes “majors” fueran las auténticas responsables del resultado final de un filme, Frank Capra siempre cuidó muchísimo el acabado de sus trabajos caracterizados por sus historias llenas de bondad donde la raza humana se enfrentaba victoriosa a la injusticia social a través de héroes anónimos vulnerables pero con unos ideales férreos que les permitían luchar contra la especulación y en general, contra el lado oscuro de nuestros corazones. Uno de los mejores ejemplos de su particular filmografía es la excepcional “Que Bello es Vivir” (“What a Worderful Life!, 1946”),donde uno de sus actores favoritos, James Stewart luchaba contra el señor Potter (Lionel Barrymore) un malvado hombre de negocios que quería hundir su ideal de sueño americano. Al final, tras muchas peripecias, serán sus amigos y vecinos, ayudados por un providencial ángel de la guarda llamado Clarence, quienes le salvarán del desastre y la bancarrota. Títulos como “Caballero sin espada”, la antes citada “¡Que Bello es Vivir”! (“What a Worderful Life!”) o sus dos versiones de “Un Gangster para un Milagro” (“A Pockefull of Miracles”) son un ejemplo de su filmografía, en ocasiones utópica pero al mismo tiempo esperanzadora.

Con “Horizontes Perdidos” Capra se desmarcó un tanto y convirtió lo que en un principio podía parecer una película de aventuras en una fábula muy interesante, llena de moralidad y mensajes ocultos que demostraban su absoluto control por el ritmo y el movimiento de la cámara, beneficiando la fluidez de las escenas, la mayoría de ellas filmadas en un plató lejos del Himalaya, donde tiene lugar la acción. Basada en la novela original de James Hilton, el guión de Robert Riskin y Sidney Buchman parte de un hecho histórico real, la guerra entre los partidarios de Mao y los de Chan Kai Chek. La película se inicia mostrando el caos que reina en un pequeño aeropuerto donde un puñado de occidentales huyen de China a la desesperada a bordo de un avión. Tras muchas horas de vuelo, el aeroplano deberá realizar un aterrizaje de emergencia en plena cordillera del Himalaya, por fortuna, los pasajeros serán rescatados por una misteriosa comitiva que les acompañará a través de la cumbres nevadas hasta un idílico valle enclavado entre montañas donde se encuentra Shangri-La. El idílico valle acoge una población de ensueño donde el dinero no existe pues todo se comparte, las personas nacen sin tener excesos de egoísmo y gracias al las características del lugar, se aprovechan al máximo los recursos naturales. Los habitantes de Shangri-La viven en plenitud desarrollando el amor y el respeto al prójimo como forma de vida. Sorprendidos por el descubrimiento, una vez en Shangri-La algunos pasajeros del avión accidentado desearán salir lo antes posible para volver a la civilización. Otros en cambio, descubrirán el verdadero sentido de la vida a través del máximo responsable del lugar, el señor Chang (H.B Warner), que sigue la doctrina impartida por un anciano sacerdote que llegó a Shangri-la hace muchísimos años. A partir de este punto, la película analiza con propiedad los sentimientos que mueven las acciones de los protagonistas desatando un torrente de reacciones muy diversas. Como si de la fuente de la eterna juventud se tratase, Shamgri-La seduce a los protagonistas del filme, despertando la llama del amor en una joven lugareña llamada Sondra (Jane Wyatt). Ella y el aventurero Robert Conway (Ronald Colman) iniciarán un romance que les llevará a realizar grandes paseos por paisajes alpinos de gran belleza. A nivel fotográfico, se utilizaron muchos planos filmados en los Alpes franceses como recurso y si el espectador está atento descubrirá por ejemplo la Aiguille del Dru, el glaciar de Les Grands Montets y la Aiguille du Midi libres de teleféricos. Se supone que en 1937, filmar en el Himalaya no entraba dentro del presupuesto y Capra utilizó los Alpes como telón de fondo junto a unos efectivos decorados diseñados por Stephen Goosson.

Pero no todo el mundo es feliz en Sangri-La. El hermano de Robert Conway, George (John Howard) se siente encerrado, cree estar prisionero en medio de las montañas. Sus sentimientos hacia una nativa del lugar llamada Maria (interpretada por la estrella mexicana Margo), le impulsarán a planear el viaje de vuelta a su hogar a diferencia del resto de pasajeros, que aprovecharán al máximo la comodidad del lugar para llegar a convertirse en profesores de geología, como es el caso del señor Lovett (Edward Everett Horton). El tiempo pasa, y cada vez George Conway está más decidido a marchar de Sangri-La. Lo peor del caso es que en su huida, arrastra con el a su hermano Robert rompiéndole el corazón a su enamorada. Sondra, aceptará resignada la marcha de los dos hermanos junto con la joven Maria. Para consuelo de Sondra, el señor Chang está totalmente convencido del regreso de Robert. Cree pues cree que este será incapaz de soportar la vida al estilo occidental y menos sin el amor de su vida. Aprovechando que los porteadores están preparando un viaje para abastecer de suministros a Sangri-La, los hermanos Conway y Maria inician el viaje de regreso y en este punto Frank Capra parece inspirarse en las Sagradas Escrituras pues al traspasar los límites de Sangri-La, Maria envejece rápidamente hasta morir en brazos del joven George. La vida se alarga en el paraíso y Maria ha traspasado la frontera de Sangri-La, un valle que posee una especie de poder místico basado en la pureza ambiental y en el modo de vida de sus habitantes que bien puede servirnos como metáfora que critica abiertamente el estilo de vida occidental. Creo que existe un cierto paralelismo con el final de un filme posterior protagonizado por Stewart Granger, “Sodoma y Gomorra” (1962), donde la mujer de Lot se convierte en una estatua de sal por desobedecer las órdenes de Dios. Incluso en las películas de Indiana Jones se utilizarán recursos bíblicos similares como el hecho de cerrar los ojos para no ver la profanación del Arca Perdida o la recomendación de no traspasar los límites que marca el Santo Grial.

Imagen de previsualización de YouTube

La muerte de Maria supone un duro golpe para George Conway quien llevado por el dolor, sufrirá un accidente despeñándose por una cornisa helada sin que su hermano pueda hacer absolutamente nada para ayudarle. La montaña una vez más, demostrará su crueldad, arrebatándole a Robert la vida de su hermano. Tras un largo viaje atravesando altas montañas, soportando ventiscas y medio congelado, Robert atraviesa el Tibet y logra volver a la civilización, aunque nunca llegará a ver a sus amigos de antaño pues el amor que siente por Sondra le impulsará a volver a Sangri-La cumpliéndose la profecía del señor Chang, quien aseguró que Robert Conway volvería algún día. Las campanas acompañarán con su sonido el regreso del protagonista feliz de volver a encontrarse con sus amigos y con el amor de su vida. Sangri-La se convertirá en su hogar, durante el resto de su larga vida. Frank Capra tuvo sus más y sus menos con el presidente de la Columbia Pictures pues alguna de las escenas de la película y el final de la misma, con la imagen de Sondra esperando a Robert no eran de su agrado. Capra tuvo que claudicar y cedió a los intereses de quienes le pagaban estrenando una versión que no era la que tenia en mente. La película original, filmada en 1937 tenia una duración de 132 minutos (existe una versión de 118 minutos con escenas recortadas). Tras muchos años sin tener noticias de los negativos originales, en 1998 Sony realizó un excelente trabajo de recuperación re-montando la película para poder restaurarla digitalmente devolviéndole así todo su esplendor 61 años más tarde. La versión definitiva tal y como Frank Capra la concibió permitió volver a ver “Horizontes Perdidos” con las escenas que el director filmó en 1937 recuperadas del negativo original y con el añadido de imágenes fijas acompañadas de la pista de sonido correspondiente allí donde no se pudo recuperar el material original. La fotografía de Joseph Walker y los decorados de Stephen Goosson, vuelven a brillar gracias la moderna tecnología digital ofreciéndonos por fin, la versión definitiva de un gran clásico.

Con “Horizontes Perdidos”, Frank Capra demostró su absoluto dominio del lenguaje cinematográfico y de paso, demostró también su buen gusto musical contratando a uno de los mejores compositores de bandas sonoras de la historia del cine, Dimitri Tiomkin, quien creó una partitura emotiva, épica y llena de matices que ayudan a crear un clásico que hoy en día sigue siendo todo un referente para muchas producciones de corte fantástico. De las tres nominaciones que obtuvo, la película se llevó el Oscar al mejor montaje y al mejor diseño de producción (decorados). De su excepcional guión, nos quedamos con las dos últimas frases de la película: -“Brindo porque Robert Conway encuentre su Shangri-La y brindo porque todos nosotros encontremos nuestro Shangri-La”.

Treinta y seis años más tarde, en 1973, el director inglés Charles Jarrott presentó una curiosa versión musical de “Horizontes Perdidos” filmada en espectaculares escenarios naturales de Oregon, Arizona y el lago Chelan (Estados Unidos). Peter Finch interpretó el papel de Robert Conway y Michael York el de su hermano George. El reparto del filme reunió a excelentes actores como Liv Ullmann, Sally Kellerman, George Kennedy y Olivia Hussey. Charles Boyer interpretó al Gran Lama junto al excelente actor británico John Gielgud, que se convirtió en el señor Chang.

Con los tiempos que corren, la película de Capra presenta un argumento totalmente actual, con frases impresionantes, denuncias sociales estremecedoras e imágenes que transmiten una fuerza y una intensidad realmente espectaculares.

Sir Francis Edward Younghusband

Se nos dice que vivamos peligrosamente, y también que llevemos una vida agotadora. Yo había vivido de un modo lo bastante peligroso para satisfacer a Nietzschey lo bastante agotadoramente para satisfacer a cualquier Roosevelt.

Sir Francis Edward Younghusband

Murree, Pakistán, 31 de mayo de 1863 – Lytchett Minster, Inglaterra, 31 de julio de 1942)

Fue una de las grandes figuras británicas en la exploración del Karakorum y el Himalaya. Militar de profesión, sus exploraciones por Asia Central y el Himalaya comenzaron de forma temprana, cuando se incorporó al Queens Dragons Guard en el regimiento de Rawalpindi, actual Pakistán. Transcurrían los años del Gran Juego, por lo que los descubrimientos de vías y pasos en el Himalaya eran vitales para las ambiciones de Inglaterra y Rusia. Tras sus primeras exploraciones de la cordillera pasó a desempeñar diversos cometidos para el Servicio Político en India y estuvo al mando de la misión militar que acabó de facto con la invasión británica del Tíbet, la ocupación de Lhasa, y el Tratado Anglotibetano de 1904 que acarreó la huida del XIII Dalai Lama a Mongòlia. Explorador, militar, espía, geógrafo, periodista, alpinista, escritor, profesor, fue todo un personaje y en los últimos años lideró el World Congress of Faith, fundado por él mismo en 1936. Creía en el espiritismo y en la comunión de valores de otras religiones para fundamentar una fe basada en múltiples creencias de matiz holístico, sobre una nueva humanidad.

Si la palabra aventura aún desprende aroma, Younghusband la ilumina y aporta alguna de sus mejores fragancias: voluntad, azar, romanticismo, creación… Se cumple este año el 150 aniversario de su nacimiento pero, apenas tenía veinte años cuando partió en busca de lo que llamó «el verdadero espíritu del Himalaya», quizás un estado de plenitud, de comunión con la existencia, abundantemente descrito por los amantes de las cumbres. Entre 1886 y 1889 realizó dos expediciones que le valieron de inmediato la Medalla de Oro de la Royal Geographic Society, siendo elegido su miembro de menor edad…e incluso llegó a ser uno de sus presidentes.

En su primera exploración partió de Pekín, atravesó el Gobi, reconoció el paso de Mustagh, hasta llegar a Cachemira. Era la ruta comercial principal entre Yarkand y la India, cinco mil quinientos kilómetros que, desde los tiempos de Marco Polo, ningún europeo atravesó: «Había superado todas las dificultades, había cruzado el gran desierto, había atravesado el Turquestán de una punta a la otra, había conquistado el Himalaya. Y ahora mi destino estaba a la vista.

Fue un momento dulce, delicioso». Sólo unos meses después, en 1889, emprende la segunda exploración que se narra aquí, para establecer las posibilidades de protección de otra ruta comercial por los desconocidos pasos del Karakorum y el Pamir, sobre todo el Saltoro y Shimshal; atravesar Hunza y volver a India a través de Gilgit y Ladak. En esta expedición se queda extasiado ante la visión del Everest, por lo que años después creó el Comité que auspició las expediciones de 1921, 1922 y 1924 que se cobraron las vidas de George Mallory y Andrew Irvine. Personaje poliédrico, contradictorio, apasionado, su biografía contiene claroscuros y perplejidades propios de quien transgrede los márgenes. Su responsabilidad en la invasión y matanza del Tíbet llevada bajo su mandato, sus cuitas espirituales en busca de una nueva religión, o algunas de sus excentricidades biográficas, sin duda dan la talla de un personaje nada común.

Por el Himalaya: Exploraciones por Asia Central, Karakórum y Pamir

Por el Himalaya

FRANCIS YOUNGHUSBAND

Exploraciones por Asia Central, Karakórum y Pamir

Francis Younghusband apenas tenía veinte años cuando partió en busca del “verdadero espíritu del Himalaya”. Escrito cuarenta años después, este emocionante relato cuenta las dos expediciones que realizó entre 1886 y 1889, y que le valieron la Medalla de Oro de la Royal Geographic Society. El primer viaje le llevó desde Pekín a Cachemira, a lo largo de 5.500 kilómetros, y en el siguiente exploró los importantes pasos del Karakórum y Pamir, transmitiendo en este libro –inédito en castellano– la vehemencia juvenil y el goce por los soberbios paisajes himaláyicos.

“Se nos dice que vivamos peligrosamente, y también que llevemos una vida agotadora. Yo había vivido de un modo lo bastante peligroso para satisfacer a Nietzsche y lo bastante agotadoramente para satisfacer a cualquier Roosevelt”.

FRANCIS YOUNGHUSBAND

Militar de profesión, las exploraciones de Sir Francis Edward Younghusband (Murree, Pakistán, 31 de mayo de 1863 — Lytchett Minster, Inglaterra, 31 de julio de 1942) por Asia Central y el Himalaya comenzaron de forma temprana, cuando se incorporó al Queens Dragon’s Guard en el regimiento de Rawalpindi, actual Pakistán. Transcurrían los años del Gran Juego, por lo que los descubrimientos de vías y pasos en el Himalaya eran vitales para las ambiciones de Inglaterra y Rusia.

Hace poco, celebrábamos el 150o Aniversario de este explorador, militar, espía, geógrafo, periodista, alpinista y escritor. Una figura apasionada y contradictoria, con una biografía llena de los claroscuros propios de quien transgrede los márgenes. Su responsabilidad en la invasión y matanza del Tíbet llevada a cabo bajo su mandato, sus cuitas espirituales en busca de una nueva religión y otras de sus excentricidades dan la talla de un personaje nada común que, en estas páginas, muestra el rostro de la pasión y la voluntad de vida.

Una conversación con Michael Brown

Michael Brown, director de documentales y cámara del atura se ha convertido en una figura legendaria dentro del mundo del cine de montaña. Ha alcanzado la cumbre del Everest en cinco ocasiones y sus películas han recibido mas de cincuenta premios en festivales de cine a nivel internacional, incluyendo cinco nominaciones a los Emmy, premios que ganó en tres ocasiones. Su documental sobre la expedición del primer invidente en el Everest, Eril Weinhenmayer, ganó 19 premios y obtuvo 2 nominaciones al Emmy. Ha trabajado para la National Geographic, el Discovery Channel y la BBC. Otra de sus grandes películas es High Ground, producida por Don Hahn (El Rey LeonLa Bella y la Bestia). El filme narra la aventura  de  11 veteranos de la guerra de Irak y Afganistán que por un motivo físico o psicológico han quedado afectados por lo que ha visto y vivido en combate. Solo quien ha estado bajo el fuego puede recordar el olor y el sonido del peligro constante. Bajo una tensión de tamaña magnitud, el ser humano sufre y se resiente intensamente a nivel físico y mental. Los 11 tienen pesadillas y viven recordando el horror de una guerra injusta de la que quieren olvidarse pero no pueden y por tal motivo, a su regreso de la guerra el grupo iniciará un proceso de aprendizaje y descubrimiento que les llevará muy lejos de sus hogares. Recientemente ha rodado un cortometraje sobre como la montaña ayuda a los enfermos de cáncer.

Light of the Himalaya3 Peaks 3 WeeksBlindsightFarther Than the EyeHigh Ground, Out Living It y muchos títulos más…En cada uno de sus proyectos podemos ver esperanza, vida , lucha por una vida mejor … ¿Qué es lo que le impulsa a mostrar estas emociones , estos sentimientos , a vivir para rodar estas películas ? Sentir emociones fuertes nos conecta más profundamente, son una parte de lo que somos como seres humanos. Para mí, el reto consiste en permitir que la audiencia disfrute y experimente estas emociones de una manera significativa.  Muchas personas no esperan poderosas historias emocionales dentro de los documentales centrados en deportes de aventura. Para mí, la motivación viene al saber que algún día voy a poder compartir mis películas con una audiencia en un cine o en la intimidad de un hogar. Ellos se ríen y lloran conmigo y esa es mi mayor alegría.

¿Usted utiliza el cine como una ventana o como un arma para hacer que la gente reaccione ? Entiendo que las películas son el regalo del director hacia el público. Bajo mi punto de vista, mi primer objetivo al rodar una película es entretener y luego espero poder cambiar mentes, formas de pensar, puntos de vista… Depende del director el poder llegar al espectador, transmitiéndole imágenes y palabras que puedan ayudarle a sentirse mejor o a tener reacciones. Creo que las palabras son muy importantes para hacer del mundo un lugar mejor.

¿Cuál fue el origen de High Ground? High Ground se inició de una forma muy sencilla, era el principal motivo de celebración de nuestro décimo aniversario en el Everest, con el aventurero ciego Erik Weinhenmayer. El proyecto evolucionó hasta tal nivel que de una simple reunión pasamos a una gran expedición con veteranos de guerra, una escuela de cine involucrada y muchos alpinistas en el equipo.

¿Cuánto tiempo duró el rodaje de High GroundDesde que iniciamos el proyecto hasta que presentamos la película, en total invertimos unos dos años. La expedición fue sólo el comienzo, pues la parte mas difícil llegó cuando tuvimos que trabajar con cada uno de los veteranos de guerra en sus ciudades de origen. También enviamos cámaras a Afganistán, para reunir imágenes de combates. Fue un proceso largo, pero muy interesante.

¿Tenía contacto previo al redaje de High Ground, con Marines norteamericanos? Yo tenía muy poca experiencia con veteranos de guerra ante de rodar High Ground. Mi padrastro formó parte de la tripulación de un bombardero B17 durante la Segunda Guerra Mundial, pero nunca me habló de la guerra. Como porcentaje de la población en general, los ejércitos actuales ocupan un pequeño tanto por ciento y la mayoría de la gente no interactúa con militares, y menos si están en una base regular. Por otro lado, observé que los Marines forman un grupo muy cerrado, ellos mantienen a su propio grupo, casi sin filtraciones. Hoy en día los civiles tenemos muchas dificultades para comprender lo que los veteranos de guerra han visto y hecho…algo que supone un factor de alienación muy fuerte.

¿Está mal visto en general o supone un problema hablar sobre el TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático)? El estrés post-traumático y las lesiones cerebrales son la peor de las heridas de la guerra. Debilitan incluso mas que las lesiones físicas evidentes. No sólo las personas con este tipo de lesiones parecen normales a ojos de un observador no profesional, sino que a menudo tiene tanto miedo a la hora de hablar de sus problemas, que acaban convirtiéndose en invisibles. Los llamamos los “heridos invisibles”. Existe mucho miedo y desinformación a la hora de hablar de este tipo de problemas, muy comunes en los veteranos de guerra, incluyendo el suicidio.

¿Le tenemos demasiado miedo a la palabra cáncer?. ¿Necesitamos más información, mas psicología? Todos los que formamos parte de la vida deberíamos entender que el cáncer está ahí, que nos rodea y que de algún modo puede afectarnos. Puede que muchas personas estén menos familiarizadas con el cáncer y no se atrevan a hablar de ello, pero es absurdo, pues podemos y debemos hablar de la vida y la muerte sin problemas. Tenemos que darnos cuenta que la muerte es una parte integral de la vida y que no podemos tener uno sin el otro. Es mas, muchas personas con cáncer han descrito la enfermedad como si de un regalo se tratase, para ellos fue como un despertar.  Yo no le tengo miedo a la palabra cáncer, he trabajado con varios supervivientes de cáncer, perdido varios familiares y amigos por culpa del cáncer, así que personalmente lo veo como algo que forma parte de la vida. No debemos olvidar…que es un regalo importante darse cuenta que estamos vivos hoy.

Su cortometraje Living It Out ha sido apoyado por Catherine Taormina. ¿Qué nos puede contar de su experiencia? Catherine sufrió como consecuencia del cáncer, al igual que otras muchas personas durante la fase mas dura del tratamiento. Durante el rodaje tuvo sus momentos de bajón y se esforzó al máximo, como todo el equipo. A través de la película podemos hacernos una idea de lo que significa tener la vida, el día a día, completamente alterado por el cáncer, luchando para poder iniciar un camino de regreso a una nueva versión de lo que se entiende por normal.

¿Fue idea suya mezclar a supervivientes del cáncer con la montaña? Fue una de tantas y tantas ideas que aparecen a lo largo de conversaciones con amigos, donde comentamos posibles historias para hacer películas. A partir del momento en el que hablamos de la comprensión, el respeto y las experiencias personales de algunos de los personajes del corto, pensé que teníamos una gran historia. Raras veces soy yo el que viene inicialmente con una idea, creo que siempre se requiere de la interacción de otras personas para empezar a trabajar.

¿Cuál ha sido su película más difícil de rodar ? como director y  como cámara … High Ground o Blindsight tal vez algún título que desconocemos? El desafío mas importante al que me he enfrentado lo viví en una película relativamente desconocida, durante una ascensión al Everest por la norte. Decidimos esperar el momento ideal para atacar la cumbre , instalados a unos 7.500m. Teníamos tiempo. En aquel momento, no teníamos ni idea que otra expedición se encontraba en serios problemas durante el descenso de la cumbre. Fue cuando empezamos a escuchar mensajes de radio, donde se comunicaba que estaban bajando muy lentamente, a oscuras y sin oxígeno, cuando realmente pensamos que la situación era muy grave. Pasamos toda la noche y el día siguiente ayudándoles a bajar hasta el campo base avanzado. Estábamos totalmente agotados, pero todavía no habíamos subido a la cumbre y queríamos intentarlo. Descansamos un par de días, regresamos por la misma vía de ascensión y logramos hacer cumbre…pero nuestros cuerpos estaban realmente afectados por la presión adicional que llevábamos encima. Después de alcanzar la cumbre, se nos acabó el oxígeno para emergencias y recuerdo que tuvimos que ir con mucho cuidado durante el descenso. Para mi fue uno de los días mas largo de mi vida. Los días que pasé en el Everest fueron una experiencia realmente única.

¿Cómo vive el alpinismo Michael Brown? Las montañas, en general, ocupan una gran parte de lo que yo entiendo como espiritualidad. Me siento mucho mas vivo cuando estoy en una cumbre y puedo sentir el viento helado en mi rostro, parece como si tuviera mas energía. Cuando me pongo en marcha, siento como una fuerza poderosa que me obliga a seguir, a llegar a una cumbre y a ver por encima de la siguiente cresta o incluso mas allá. Soy de los que piensa que el alpinismo se debe vivir con mucha intensidad.

¿Cree que las montañas pueden ayudar al ser humano, incluso a curar o a vencer un grave problema? Las montañas son capaces de despertar emociones muy profundas en el ser humano. Fomentan muchas clases de espíritu y creo que le dan una buena sacudida a formas incorrectas de pensar. Cuando vamos a la montaña, nos damos cuenta de lo pequeños y vulnerables que somos, pero aún siendo tan pequeños, cuando alcanzamos nuestro objetivo, la montaña nos hace sentir grandes, enormes, nos regala emociones únicas. Dichas emociones nos ayudan, a nivel físico y emocional. A pesar de que en las montañas podamos sentirnos muy solos, dicho aislamiento nos ayuda a crear una mayor conexión con nuestro interior, y a través de dicha conexión, podemos conectar mucho mejor con la gente que nos rodea, afrontando retos y obstáculos. La montaña ayuda al ser humano, no tengo ninguna duda.

 

“Si tienes mil razones para darte por vencido, encuentra mil razones más para seguir adelante”.

Víctor Riverola i Morera

GEHEIMNIS TIBET

País: Alemania Año: 1943 Director: H. A Lettow y Ernst Schäfer Reparto: Horst Preusker (narrador), Ernst Schäfer, Bruno Beger, H.A Lettow, Horst Preusker (narrador) Música: Alois Melichar

Bajo la supervisión de Heinrich HImmler, el Tercer Reich organizó antes de la Segunda Guerra Mundial diversas expediciones científicas a lo largo y ancho del planeta, algunas realmente famosas, como la capitaneada por Alfred Ritscher que llevó entre 1938 y 1939 a un grupo de alemanes a la Antártida y otras no tanto, como las exploraciones realizadas en Turquía o en Irak. Entre los años 1938 y 1939 se organizó una de las expediciones mas ambiciosas que Himmler podía imaginar. Durante dos años un grupo de alpinistas y científicos realizó un impresionante (y surrealista) viaje a la cordillera del Himalaya, con la intención de recopilar datos pseudo-científicos que lograran demostrar la superioridad de la raza aria. Gracias a todo el material filmado, Ernst Schäfer dirigió el documental Geheimnis Tibet (1943), donde narraba, desde su particular punto de vista, sus experiéncias en el Tibet. La película de Schäfer se estrenó en Alemania con el subtítulo de Lhasa-Lo – Die verbotene Stadt y sin lugar a dudas, se convirtió en todo un referente para el partido nazi a la hora de publicitar sus logros y sus ideas. Claro ejemplo de documental político, Geheimnis Tibet nos demuestra el poder y la utilidad del cine a la hora de convecer a las masas.

“Geheimnis Tibet” es un documental único, realmente espectacular. Como película merece ser tratada con absoluto respeto pues aporta imágenes nunca vistas con anterioridad y a nivel técnico supone un gran avance tanto por la resistencia de las cámaras como por la dificultad del viaje en si y por todo lo que implica trabajar en localizaciones enclavadas en el corazón del Himalaya en los años 40. Una vez aclarado y defendido el tema técnico, la película actúa en todo momento como un instrumento descarado de propaganda del Tercer Reich, pues es un encargo personal de Heinrich Himmler, quien no cesó en su empeño de demostrarle al mundo la supremacía alemana a través de los ojos de un joven fanático asesino de Osos Panda llamado Ernst Scháfer. Tildamos de fanático a Schäfer tras leer declaraciones suyas publicadas en distintos medios de comunicación donde sin ningún reparo pone de manifiesto su particular forma de entender la ciencia. Para descubrir realmente todos los entresijos de la expedición Nazi al Tibet en 1938, resulta de mucha utilidad la novela de Christopher Hale “La Cruzada de Himmler”, publicada por Inédita Editores, donde se detalla a la perfección el trabajo realizado por Schäfer y Bruno Beger en Asia antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Su afiliación al partido Nazi y su mentalidad obsesiva no le absuelven de formar parte de un proyecto en el que la raza pura alemana debía imponerse por encima de las demás, ahora bien, tras analizar toda la documentación que ha llegado a mis manos, puedo afirmar que muchos de los jóvenes alemanes que despuntaron a la hora de abrir vías de escalada en regiones inhóspitas se afiliaron al partido con la intención de buscar un patrocinador poderoso que cubriera con todos sus gastos. Tal y como sucedió con Heinrich Harrer, autor de “Siete años en el Tibet”, Schäfer también poseía una ambición sin límites, pero con mucha menos humanidad que Harrer. Varios historiadores coinciden al afirmar que Schäfer nunca hubiera sido capaz de entablar amistad con el Dalai Lama, y muchos menos enseñarle tantos conocimientos históricos. Schäfer se lanzó a protagonizar sonados episodios en la India y en el Tibet contando con la ayuda de su carácter guerrero. Su hambre de fortuna y gloria le llevaron a convertirse en un cazador obsesivo que se dedicó a liquidar por puro placer osos Panda totalmente indefensos y a llenar sus maletas con “trofeos” de caza que levantarían la admiración del partido en Berlín y la vergüenza ajena de media comunidad científica internacional. Dicho esto, el documental que nos implica, representa una vez más, un documento único filmado con pocos medios pero con una ambición y una sangre fría admirables.

Schäfer contó con el apoyo de Sir Francis Younghusband, explorador pionero en el Himalaya durante los años veinte y autor de diversos estudios sobre el Everest. La excelente fotografía del fllme corrió a cargo de Ernst Krause y el Doctor Von Rauch.

Víctor Riverola i Morera
Jekaterina Nikitina

Imágenes para la historia, un documental de Jordi Pons

El veterano (todavía en activo), Jordi Pons acaba de presentar en Barcelona el documental que resume toda su vida como alpinista, escalador y como cineasta, pues Pons tiene en su haber excelentes documentales rodados en cordilleras tan impresionantes como son el Himalaya, los Andes o las Rocosas norteamericanas.

En un emotivo acto en el Centre Excursionista de Catalunya, se realizó la presentación y proyección de una magnífica película de montaña que resume de una forma dinámica y harto didáctica la vida en la montaña de Jordi Pons, con varias primeras españolas y repeticiones históricas, que posicionaron el alpinismo y la escalada española en el lugar que le correspondía, durante la segunda mitad del siglo XX.

 

Imágenes para la historia es un documental que se centra en los años de mayor esplendor en la dilatada carrera del alpinista catalán, abarcando las principales ascensiones realizadas entre los años 1961 y 2003. Tras una interesante y amena presentación, el documental introduce al espectador en la primera expedición española (dirigida en 1961 por Félix Méndez) a los Andes del Perú, que abrió una nueva vía por la arista noreste en el Huascarán Sur, magnífica cumbre andina de 6.768m. Tal y como publicó hace unos años la revista Desnivel: – La expedición al Perú fue la versión española de las que británicos, alemanes, italianos o franceses llevaban afrontando desde principios del siglo XX, para poner un punto y aparte al retraso del montañismo expedicionario. En 1961, cuando se habían ascendido trece ochomiles –el Shisha Pangma se escaló en 1964– todavía no había pisado el Himalaya una sola expedición española (con la excepción del intento fallido de Andrés Espinosa en 1931). En el documental Jordi Pons repasa los 38 cincomiles vírgenes que conquistaron en Ayacachi y los dos en la Cordillera Blanca.

De los Andes pasamos a los Alpes y a través de bellísimas imágenes recuperadas de los archivos personales de Jordi Pons, el espectador asiste a un impresionante desfile de primeras ascensiones y de repeticiones históricas. En 1962 llegó la primera española a la norte del Matterhorn, en 1964, junto a Anglada, firmaron la primera nacional a la norte del Eiger y en 1967 se apuntó el Espolón Walker en las Grandes Jorasses. Por si los tres problemas de los Alpes no fueran suficientes, Jordi Pons siguió mas allá, tras los pasos de Rebuffat. En 1959 ya había subido a la Cima Grande de Lavaredo y en 1970 decidió escalar el Piz Badile. En el año 2003, cuando ya había cumplido los 70, Pons escaló la pared del Dru, una de las más difíciles de los Alpes, después de varios intentos a lo largo de su vida como escalador, de la que también queda un interesante testimonio gráfico que puede verse en el documental que nos implica.

La película sigue avanzando en el tiempo y nos muestra como el 29 de abril de 1974, Josep Manuel Anglada, Jordi Pons y Emili Civis alcanzaban los 8.026 metros del Annapurna Este, logrando la primera ascensión absoluta a la montaña y la primera nacional a un ochomil, confirmando el salto cualitativo emprendido por aquella generación.
En 1982 llegaría la primera expedición catalana al Everest, organizada por el Centro Excursionista de Cataluña (CEC), de la que queda como testigo el magnífico filme Everest 82, primera expedición catalana. Aunque no se llegó a la cumbre, la película realmente es espectacular y en el documental Imágenes para la historia podemos ver varias escenas del filme. En 1984 Jordi Pons conquista el Cho Oyu, de 8.202m, convirtiéndose el primer alpinista español que logra ascender tres montañas de 8.000 metros. En 1987 llegaría una expedición que no solo posicionó en el mapa de muchos españoles el McKinley (Alaska) sino que marcaría uno de los grandes hitos en la vida de Jordi Pons, logrando rodar en condiciones extremas una de sus ascensiones mas espectaculares.

La gran ventaja de Jordi Pons a la hora de narrar su vida en la montaña es la capacidad y la fuerza que ha demostrado a lo largo de toda su vida a la hora de cargar con cámaras y lentes a sus espaldas, para poder rodar escenas impresionantes al alcance de muy pocos alpinistas. La obra cinematográfica de Jordi Pons comprende más de 20 documentales, muchos de los cuales han obtenido premios en el Festival de Cine de Montaña de Torelló y en los festivales internacionales de Trento o de Les Diablerets. De entre todos destacan los documentales Ama Dablam (1981), el anteriormente citado Everest 82, el Cho Oyu 8.201m (1984) y uno de los mas espectaculares, Mackinley, la montaña polar (1987), todos ellos rodados con cine 16 mm, la calidad de los cuales está muy por encima de aquel concepto de una cierta dignidad que él usa modestamente cuando habla de sus películas y cuando afirma que para sacar a la gente de su casa para ver un documental sólo se podía hacer si había un mínimo de garantías de pensar que las imágenes eran de suficiente calidad para hacer perder unas horas de sueño.

En 2005 recibió una medalla UNICA (Unión internacional de Cine Amateur) de manos de la Sección de Cine del CEC.

En 2007 fue elegido miembro honorífico de la UIAA (Federación Internacional de Alpinismo y Escalada ). Es la quinta persona que obtiene esta distinción en esta organización.

Una conversación con Jordi Pons

De todas las expediciónes/escaladas que aparecen en tu película, ¿de cual te sientes mas orgulloso?
No solo de una, me siento especialmente orgulloso de tres : la cara norte del Cervino por ser la primera de las caras norte históricas que conseguía el alpinismo español. La cara norte del Eiger por su larga y espectacular historia y el Annapurna Este por ser la primera cumbre virgen de 8.000m que conseguíamos escalar. También recuerdo los esfuerzos tras superar los 6.768m del nevado Huascarán, los 7.398m del Istor-o-nal y por fin el
primer 8.000.

¿Hoy en día se pierde la esencia?
Lo que hacíamos nosotros es algo muy distinto de lo que ocurre hoy en día. Algunas personas pasan del Mont Blanc o a todo lo más del Aconcagua al Cho
Oyu y a menudo utilizando oxígeno artificial. No puedo entenderlo.

En tu película encontramos material rodado en 16mm y en digital ¿es
correcto?
Si, también filme en Super-8 en Groenlandia, Saraghrar y el Chopicalqui, pero
tras una primera proyección me di cuenta que sobrepasaba el límite normal de
una proyección por lo que decidí eliminar los documentales filmados en este
formato. La cámara de 8mm era de Josep Manuel Anglada.

Una pregunta que nos ronda desde hace años: ¿Porque no formaste parte de la expedición Caixa de Barcelona a l´Everest en 1985?
Supongo que los seleccionados eran los adecuados para aquella expedición.

75 años después, ¿que nos puedes contar o como valoras el hecho histórico de la conquista de la norte del Eiger?
La lucha por conseguir la primera ascensión a la cara norte del Eiger tuvo un componente deportivo-nacionalista muy propio de los años 30. Quienes perdieron la vida durante los primeros intentos o quienes consiguieron vencer la pared destilaban patriotismo por los cuatro costados. Solo así se comprende la atracción que tuvo el Ogro del Oberland cuyo atractivo no es precisamente su belleza. La cordada austro-alemana que el 1938 se propuso realizar la
primera ascensión a esta pared norte sabia que de conseguirlo, su hazaña
seria considerada como algo más que una gesta deportiva.

¿Como valoras los nuevos récords de velocidad o la nueva forma de escalar que tienen gente como por ejemplo Ueli Steck?, ¿es alpinismo o escalada o podemos catalogarlo con otro nombre?
Me resulta difícil valorarlo. En los años en los que Anglada y yo escalamos las grandes paredes, la progresión se hacía de otra forma. La mayoría de las 47 cordadas que habíamos escalado el Eiger por aquel entonces, habíamos pasado dos o tres noches en la pared. En los últimos años estamos viendo auténticas heroicidades que nos acercan mas hacia los records Guinnes que al alpinismo tradicional.

Víctor Riverola i Morera
Jekaterina Nikitina

© Ediciones Desnivel SL., Calle San Victorino,8 28025 Madrid - Tfno. 913 602 242 - E-mail: edicionesdesnivel@desnivel.es
© Librería Desnivel, Pza. Matute 6 28012 Madrid - Tfno. 913 904 290. Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com.